.

La justicia filtró fotos de Montiel y Uliarte con el arma del atentado a Cristina


El diario Clarín accedió de forma exclusiva (Que raro, no ?) -por fuera del secreto de sumario dictado por la jueza Capuchetti- a una serie de fotografías del acusado y su novia manipulando la pistola Bersa meses antes del intento de asesinato.

Fernando Sabag Montiel y su pareja Brenda Uliarte se sacaron fotos con la pistola Bersa que él empuñó en el intento de asesinato de Cristina Fernández de Kirchner. El diario Clarín accedió este martes a imágenes que estaban en el teléfono celular del agresor y complican su situación judicial.

El fiscal Rívolo había recibido la información recuperada del teléfono celular de Sabag Montiel pocos días atrás, y durante la tarde del martes la periodista Lucía Salinas de Clarín firmó una nota en la que se incluían imágenes recuperadas, según el texto, de la tarjeta SIM del dispositivo. Por tanto, el juzgado federal liderado por la magistrada Capuchetti rompió el secreto de sumario.

Las fotos del arma están fechadas, siempre según la nota de Clarín, a principios de mayo de 2022, lo que pone en tensión las declaraciones de Brenda Uliarte, pareja de Sabag Montiel y detenida el domingo en la estación Retiro de la Ciudad de Buenos Aires. Ella había declarado que lo conocía hacía apenas dos meses y que no tenía conocimiento del arma en cuestión. Las fotos filtradas por la justicia la muestran en el domicilio de su pareja con el arma en la cintura.


Amplían la indagatoria

Fuentes judiciales indicaron a Télam dijeron que la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal federal Carlos Rívolo indagarán primero a Uliarte y, luego, le ampliarán la indagatoria a Sabag Montiel en los Tribunales de Comodoro Py después de las 17 del martes.

Fuentes de la investigación confirmaron sobre la existencia de más imágenes que darían cuenta de la supuesta premeditación del ataque, a la vez que por estas horas se está intentando corroborar si los agresores realizaron inteligencia previa en los alrededores de la casa de la Vicepresidenta en Juncal y Uruguay.

«No es un loco suelto, no son solo él y su novia, pertenecen a un grupo de ‘haters’ que se sienten representados por algunas ideas políticas, aunque no está acreditado que tengan respaldo de ningún espacio», señaló una fuente de la pesquisa.

.
.
.

Lo más leído: