.

Escandaloso intento de fraude en Italia involucra al jefe de Gabinete de Larreta


Un médico cordobés que logró una banca en el Senado italiano por los votantes argentinos denuncia irregularidades en mesas del país con foco en el partido USEI, con Rodrigo Miguel -hermano de Felipe Miguel-. y puntero político del "Tano" Angelici en la mira. Los detalles.

Un escándalo involucra al macrismo en materia electoral, pero aunque parezca inverosimil no se trata de comicios en la Argentina, donde el partido que fundó Mauricio Macri participa activamente de la vida política hace décadas, sino que en Italia y tiene que ver con irregularidades e intentos de fraude escandalosos. 

Es que las elecciones italianas de América Meridional quedaron envueltas en denuncias de fraude ya que la policía italiana secuestró más de 60 mil boletas sospechadas de fraude de las casi 800 mil emitidas, hecho que finalmente provocó que los votos no fueran computados.

La mayor parte de las papeletas que terminaron excluidas corresponden a la Argentina, pero más específicamente a la USEI, un partido argentino que no tiene demasiada representatividad en Roma pero que contó para estos comicios entre sus filas con nada más y nada menos que el hermano del jefe de Gabinete de Horacio Rodríguez Larreta y un puntero de Daniel Angelici entre sus candidatos. 

Tal como circuló en principio, luego el médico cordobés Mario Borghese, quien ya fue dos veces diputado por el MAIE (Movimiento Asociativo Italianos en el Exterior) y esta vez logró entrar en el Senado, le confirmó a La Nación que hubo un intento de fraude de escala tan escandalosa como insólita en cuanto a sus mecanismos. 

Las dos irregularidades que se denunciaron son increíbles. En primer lugar, ensayaron el uso de papeletas truchas que terminaron siendo descubiertas y luego anuladas, ya que habían sido impresas con un color distinto pero además con un error de ortografía: escribieron “diputati” en lugar de “deputati”.

Por otro lado, otras decenas de miles de papeletas habrían sido completas por las mismas personas incluso en distintos países, hecho que llevó a que se las ponga a consideración de pericias caligráficas. Sucede que los electores deben escribir a mano el nombre del candidato de su preferencia, cosa que dejó al descubierto similitudes de miles de boletas.

Borghese enfatizó que el intento de fraude fue motorizado por el USEI, partido del empresario de bingo ítalo-argentino y exdiputado Eugenio Sangregorio, que ya envuelto en problemas similares en el pasado, al punto de que el último provocó, en diciembre pasado, que Adriano Cario, otro ítalo-argentino del mismo partido, fuera expulsado del Senado tras certificarse que su elección en 2018 en Buenos Aires había sido fraudulenta.

“Es para escribir una película de Netflix, es como que el ladrón te toque timbre. ´Soy el ladrón, me llamo tanto’ y te robe”, comentó Borghese, aún azorado, según La Nación, y agregó que lo más "bizarro (es que) no sólo se intentó el fraude con las papeletas con el error de tipografía, sino también truchaban el ‘tagliando’, es decir, el certificado que indica que uno votó, con números inventados de las listas de los residentes del exterior”.

Fue en ese punto que el dirigente ítalo-argentino denunció que "conociendo la historia clínica" del USEI lograron ver que en su lista para estos comicios hubo más sospechas. "Se politizó porque iba Rodrigo Miguel -hermano de Felipe Miguel, jefe de gabinete de la Ciudad- y después lo pusieron también a José Palmiotti, presidente de la comuna cuatro de la Ciudad, puntero político de Boca, defensor del turista de la ciudad, que en una interna del Partido Radical se baleó y donde hubo armas de fuego”, relató.

“Sin contar, además, el apoyo de Daniel Angelici y sectores del radicalismo en Evolución y también de muchos sectores del Pro a esa lista durante una campaña electoral con esos respaldos muy fuertes, pero sin candidatos haciendo campaña”, denunció.

El conjunto de las irregularidades detectadas llevó a que las autoridades electorales terminaran anulando 64.480 votos de diputados y 39.922 de senadores.

Mientras que la coalición de derecha de Giorgia Meloni en Italia consiguió una victoria neta (44%) en su territorio, el voto de los italianos en el exterior colocó en la cima al Partido Democrático (PD), de centroizquierda, con el 28 % de los votos, seguido muy de cerca por la coalición de derecha, que obtuvo el 26% y luego las demás fuerzas.

Debido al achicamiento del Parlamento, en lugar de 12 diputados y 6 senadores, los 4,7 millones de italianos residentes habilitados para votar –y que también desertaron las urnas en una de las afluencias más bajas de los últimos tiempos-, pudieron elegir 8 diputados y 4 senadores en las cuatro circunscripciones geográficas (Europa; América meridional; América septentrional y central; y África, Asia, Oceania y Antártida).

.
.
.

Lo más leído: