Acuerdan con la industria editorial impulsar la edición e impresión de libros en el país


El acuerdo compromete al sector a priorizar los ejemplares editados en el país o que sean de edición extranjera pero impresos en el país, con mano de obra y papel nacional para exportar al mundo, de modo de fortalecer el mercado interno y priorizar la producción nacional de Pymes editoriales y gráficas.

La Secretaría de Comercio Interior selló este miércoles un acuerdo con la Cámara Argentina de Publicaciones (CAP) y la Federación Argentina de la Industria Gráfica y Afines (Faiga) para promocionar la edición, impresión y comercialización de libros en Argentina para el mercado local y la exportación.

“Este acuerdo es histórico porque es el resultado de un trabajo mancomunado entre el Estado Nacional y las instituciones para impulsar la industria nacional del libro y fortalecer la cadena de valor en cada uno de sus eslabones", aseguró la secretaria de Comercio, Paula Español.

"Durante el último año, superando los desafíos que presentó la pandemia, pudimos ver los frutos de este trabajo en conjunto: el sector revirtió positivamente la balanza comercial, recuperó los niveles de producción pre pandemia y generó casi cuatro mil puestos de trabajo”, manifestó Español.

"Todas las gráficas que hacen libros en el país están a full", afirmó Juan Carlos Sacco, titular de Faiga, quien destacó el trabajo del Gobierno que "en vez de salir a comprar en el exterior compró todo acá adentro y eso es fundamental para nuestro desarrollo”.

“Esta línea de trabajo en conjunto con toda la cadena de valor del libro desde el papel hasta la librería era algo que antes no pasaba porque estábamos todos segmentados, y hoy podemos decir que trajo muy buenos resultados", señaló Rodolfo Reyna, presidente de la CAP.

El convenio entre las distintas cámaras y federaciones hizo posible que la participación de libros de industria nacional en el mercado interno haya crecido un 57,6% respecto de 2019 y que la producción aumente en 4,3 millones de ejemplares, alcanzando un total de 12.100.000 unidades, un 56% más que en 2019.

En 2021 también se recuperaron 3.700 puestos de trabajo directos, además de los indirectos que brinda la industria gráfica, así como los niveles de producción pre pandemia.

En el marco de este convenio también se oficializó la obligatoriedad de la certificación de productos gráficos impresos previo a su comercialización en el mercado interno, y se incorpora de manera permanente a los libros, álbumes o libros de estampas y cuadernos para dibujar o colorear.

La certificación de productos gráficos impresos garantiza que los ejemplares no excedan los límites establecidos para la migración de metales pesados y establece el análisis de la tinta de los productos gráficos importados para detectar sustancias tóxicas, aunque se exceptúa de la certificación las publicaciones académicas y de tiradas menores a 500 ejemplares por mes.