Se anunció la compra de 24 millones de vacunas de Sinopharm


La ministra de Salud dio cuenta de la firma de un nuevo contrato que alcanza para vacunar a toda la población. También anticipó la prórroga del DNU con las restricciones y precisó que hasta el 9 de julio sólo se permitirá la entrada de 600 personas por día del exterior para minimizar el riesgo de ingreso de la variante Delta.

Al filo del vencimiento del último DNU presidencial, el gobierno nacional dio un nuevo y decisivo impulso a la campaña de vacunación. La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, anunció la firma de un nuevo contrato por 24 millones de dosis con el laboratorio Sinopharm, que comenzarán a llegar inmediatamente. Serán tres entregas de 8 millones de dosis durante julio, agosto y septiembre que se sumarán a las 25 millones de vacunas que la Argentina ya recibió y a las decenas de millones comprometidas por AstraZeneca, Gamaleya y Cansino. 

La noticia se dio a conocer junto con el anuncio oficial de la prórroga del DNU 287, que sostiene las mismas restricciones establecidas por el semáforo epidemiológico, pero con una novedad: el endurecimiento del control en las fronteras. Esto tiene el objetivo de retrasar la llegada de la cepa Delta a la Argentina, más contagiosa y peligrosa que las otras variantes y por ello el gobierno nacional estableció la reducción del cupo diario de pasajeros, de 2000 a 600, y la habilitación a que las jurisdicciones puedan decidir si desean que los recién llegados del exterior realicen la cuarentena obligatoria en hoteles.

"Es un círculo virtuoso que empieza con cada avión que llega. Esta fue una semana de recepción y distribución récord de vacunas", celebró la ministra de Salud desde el Centro Logístico de Benavídez, en donde estaban almacenadas las 1.181.500 dosis de AstraZeneca que habían arribado de los Estados Unidos. En el mismo día que se registraron un total de 24.023 nuevos casos y 542 fallecidos por Covid, Vizzotti anunció la firma con la empresa Sinopharm, que termina de vaciar la campaña opositora sobre la supuesta "falta de vacunas"

"Cada vez que llega un número importante de dosis se pone a prueba el sistema de distribución, y los equipos siguen dando respuesta", resaltó la titular de la cartera sanitaria, y confirmó que este fin de semana saldrían también vuelos a Rusia para traer nuevas dosis de la Sputnik V, tanto del componente 1 como del 2. De momento, se desconoce la cantidad de vacunas que llegarán de Moscú a partir del lunes, aunque Vizzotti admitió que contaba con que fuera un número "relevante" como para "bajar esa tensión de los que están con el período de los tres meses de intervalo recomendado". En un clima de incertidumbre, generado por los grandes medios y la oposición, la ministra volvió a insistir en que, de extenderse un par de semanas más la inoculación del segundo componente, "no se pierde la inmunidad".

La Argentina ya recibió un total de 25 millones de vacunas, de las cuales 4,3 millones arribaron solo esta semana. En un contexto de descenso (leve pero estable) de casos, el acuerdo por otras nuevas 24 millones genera entusiasmo dentro del Ministerio de Salud, que en los últimos días estuvo analizando la posibilidad de combinar vacunas ante la preocupación por las demoras de la aplicación de la segunda dosis de la Sputnik V. Quien está estudiando de cerca el caso es la Comisión Nacional de Inmunizaciones y, según adelantó Vizzotti, la organización anunciará una "recomendación" oficial el miércoles.

Las fronteras

El gobierno nacional aprovechó el anuncio del nuevo acuerdo con Sinopharm para comunicar la extensión por dos semanas del DNU que establece las restricciones sanitarias para hacer frente a la pandemia. "La buena noticia es que, después de semanas de mucha preocupación, los indicadores se estabilizaron en un descenso de casos y de camas de terapia intensiva", explicó Vizzoti, previo a aclarar que se mantendrían las mismas medidas de cuidado que en el DNU 287. Sin embargo, la preocupación que hay dentro del gobierno nacional por el ingreso de la variante Delta, que ya circula por un total de 70 países, llevó a que se decidiera incluir también, vía una "Decisión Administrativa", una reducción del cupo de pasajeros diarios y la posibilidad de obligar a realizar cuarentena obligatoria en hoteles para todos aquellas personas que recién hayan arribado al país.

En primer lugar, desde este lunes hasta el 9 de julio, se establece un límite de ingresos diarios de 600 pasajeros. Antes de la sanción de esta directiva, podían ingresar hasta 2 mil personas. Para evitar problemas logísticos, el Ministerio de Interior aseguró a este diario que se les indicaría a las aerolíneas cuántos vuelos tienen autorizados por día y, en base a esa información, las empresas se encargarán de reprogramar con sus pasajeros. Frente a la posibilidad de quejas de parte de "nuevos varados" que tendrán que esperar algunos días para regresar al país, en el entorno del ministro Eduardo "Wado" De Pedro fueron tajantes: "Los que viajan en pandemia saben que esta es una posibilidad abierta. Hoy en día hacer turismo afuera del país no es una buena decisión", afirmaron. Continuarán suspendidos, a su vez, los vuelos provenientes de Reino Unido, Chile, Brasil, India, Turquía y todos los países africanos.

Por otro lado, uno de los principales objetivos del gobierno es controlar que aquellos que regresaron de viaje estén cumpliendo el aislamiento en sus domicilios. Por este motivo, hasta último momento, en Casa Rosada se analizaba la posibilidad de imponer la obligatoriedad de realizar la cuarentena en hoteles durante siete días para todos los pasajeros y pasajeras recién llegados. Cabe destacar que, hasta este viernes, la exigencia de una semana de aislamiento en un hotel sólo era válida para aquellos que habían dado positivo de Covid y la secuencia genómica había determinado que eran portadores de alguna de las cepas más contagiosas (como la Delta). El problema era que, luego de una serie de operativos llevados a cabo por la Dirección de Migraciones, se detectó que 4 de cada 10 personas no habían cumplido con la disposición de hacer cuarentena en el domicilio. Finalmente, sin embargo, la decisión quedará en manos de las provincias y serán ellas las que determinen si obligarán a cumplir el aislamiento en hoteles o cualquier tipo de lugar que no sea el domicilio particular. La Provincia de Buenos Aires, en principio, ya adelantó a este medio que no lo hará: "Es un problema porque nadie cumple, pero se van a poner multas millonarias para todos aquellos que no cumplan", indicaron desde el ministerio de Salud bonaerense.

Por fuera de estos dos detalles, el DNU que estará vigente por las próximas dos semanas mantiene los mismos parámetros sanitarios que establece el semáforo epidemiológico que divide al país en cuatro categorías de acuerdo a los riesgos bajo, mediano, alto y alarma epidemiológica. En los grandes conglomerados urbanos se enciende la "alarma sanitaria" cuando el distrito haya acumulado en las últimas dos semanas más de 500 casos diarios de coronavirus cada 100 mil habitantes y un 80 por ciento de ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UTI). 

P12