NOTICIAS POLÍTICAS E INSTITUCIONALES - DESDE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES, REPÚBLICA ARGENTINA

El Senado se encamina a convertir en ley la reforma del impuesto a las ganancias


Con consenso entre las bancadas, el proyecto que impulsó Sergio Massa sería aprobado por la noche. La norma beneficiará a 1.300.000 trabajadores.

El Senado sesionaba esta tarde con el fin de convertir en ley la modificación del impuesto a las ganancias que pone como nuevo piso los 150 mil pesos mensuales brutos, así como la reforma del régimen de monotributo.

El debate sobre ambas iniciativas comenzó pasadas las 17:00 y se prevé que la votación se lleve a cabo alrededor de las 22:00, con amplio consenso entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, pese a disidencias parciales por parte de la oposición.

La iniciativa impulsada por el Gobierno -y aprobada por la Cámara de Diputados con 241 votos a favor y 3 abstenciones- eleva el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias a 150 mil pesos brutos y, en el caso de los jubilados, comenzará a pagarse a partir de los ocho haberes mínimos y ya no de los seis.

Al inicio del debate, el cordobés Carlos Caserio (Frente de Todos) subrayó que el Gobierno busca "solucionar" un reclamo de los trabajadores que lleva varios años y aludió a la gestión de Juntos por el Cambio, por haber "prometido hasta la eliminación de este impuesto".

En una línea similar, el pamepano Daniel Lovera, también del bloque oficialista, subrayó que con esta ley "solo van a pagar el 7% de las personas trabajadoras y el 2,4% de las personas jubiladas" y que "en cuatro años de la gestión anterior las personas alcanzadas pasaron del 10% al 24%, una de cada cuatro pasaron a pagar Ganancias".

"Ahora pasamos de más de dos millones de personas que pagaban Ganancias a 700 mil personas, hablamos de una baja de 63%", agregó Lovera.

A su turno, el chaqueño Víctor Zimmermann (Juntos por el Cambio) sostuvo que "es una reforma necesaria pero insuficiente" porque "sin lugar a duda va a significar un gran alivio para asalariados y jubilados, pero nada se dice de los autónomos y de los que tienen que generar empleo".

En tanto, el catamarqueño Oscar Castillo, de la misma bancada, sostuvo que "en este contexto socioeconómico, cualquier alivio a esta situación es bienvenido y desde la oposición se lo va a apoyar, pero un verdadero alivio hubiese sido que sea para todos los estamentos de los trabajadores".

El Gobierno estima que alrededor de 1.300.000 trabajadores dejen de pagar este tributo a partir de esta ley y, según preciso el Ministerio de Trabajo, otras 200 mil personas, cuyos ingresos están entre los 150 mil y los 173 mil pesos, verán reducida la carga tributaria a través de una deducción especial y pagarían menos que en la actualidad.

El proyecto también exime al sueldo anual complementario de quienes ganen hasta 150 mil pesos y al salario que perciban los trabajadores en relación de dependencia en concepto de bono por productividad hasta un monto equivalente al 40% de la ganancia no imponible cuando la remuneración bruta no supere los 300 mil pesos mensuales.

Además, prorroga hasta el 30 de septiembre de 2021 la exención para las remuneraciones por guardias obligatorias y horas extras, y todo otro concepto que se liquide en forma específica y adicional.

La iniciativa también amplía la deducción para cónyuges y establece que las asignaciones mensuales y vitalicias de los ex presidentes y vicepresidentes van a estar alcanzadas por el impuesto.

Por otra parte, el proyecto sobre monotributo apunta a resolver el problema de la actualización surgido de la suspensión del índice de movilidad previsional anterior y a generar un puente para la transición al régimen general.

Según explicó oportunamente la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, el "núcleo duro del proyecto" es que "el paso al régimen general no sean tan abrupto, que no pase a tener una carga tributaria muy superior".

El punto clave de esta iniciativa es que aquellas personas que fueron excluidas del régimen de monotributo en 2019 y 2020 podrán volver si se excedieron en la facturación por hasta el 25% de su escala, pagando una diferencia, mientras que quienes se hayan pasado por arriba de ese 25%, pasarán al régimen general, pero con quitas y reducción de Ganancias y de IVA.


NA