Después de 60 días, más comercios reabrieron sus puertas

Joyerías, concesionarios de autos, casas de venta de antigüedades extremaron las medidas de seguridad para evitar contagios en empleados y clientes.

Con pocas expectativas de ventas y luego de casi 60 días con las persianas bajas, locales de rubros como joyerías, relojerías, anticuarios, bijouterie, mueblerías y concesionarias de autos y motos reabrieron hoy sus puertas tras las medidas adoptadas por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en relación a la flexibilización del aislamiento ante la pandemia de coronavirus.

Con los protocolos correspondientes y adaptándose a las medidas impuestas, varias joyerías de la calle Libertad, en el centro porteño, abrieron para la atención al público por primera vez desde el inicio de la cuarentena.

"Por un lado, estoy contento de abrir porque hace 60 días que no trabajo, pero no tengo muchas expectativas porque las personas que tienen un poco de plata no vienen a comprar joyas sino que primero compran comida", dijo a Télam Fernando, empleado de una joyería porteña.

El hombre señaló que hace dos meses que no puede pagar el alquiler y espera en los próximos días reunirse con varios joyeros de la calle Libertad para tomar una medida en común respecto de los alquileres.

"Hace 24 años que trabajo acá y en estos meses solo pude hace dos ventas", afirmó.

En tanto, Gisela, otra comerciante de la zona, sostuvo que "fueron tiempos muy difíciles" y coincide en que no cree que mucha gente se acerque a su local.

"Antes no estábamos en las redes sociales, pero si sigue esta situación, como creo que va a pasar, tendremos que empezar a vender online", indicó.

Otros de los rubros que reiniciaron su actividad en la ciudad de Buenos Aires fueron las concesionarias de autos y motos.

"Volvimos a trabajar después de 55 días y tomamos todas las medidas de precaución ya que somos 20 empleados" dijo a esta agencia Alejandro, encargado de una concesionaria.

Luego, aseguró que a pesar de no concurrir durante ese tiempo al lugar de trabajo, continuaron atendiendo a las personas que tienen un plan para adquirir un 0 km y que enviaron por mail la documentación correspondiente de ventas anteriores.

"La fábrica, por suerte, está trabajando y con la ayuda del gobierno nacional estamos pagando los sueldos y estamos al día", remarcó.

Por otra parte, varias casas que se especializan en compra y venta de antigüedades en la zona de San Telmo permanecían cerradas a pesar de estar incluidas en las nuevas autorizaciones de reaperturas comerciales.

Reina, empleada de un anticuario de la calle Defensa, se mostró "contenta" de poder reabrir el local pero contó que hasta las primeras horas de esta tarde todavía no había tenidos consultas.

"Estamos muy afectados por la falta de turistas en la zona, que es lo que siempre hubo y son nuestros principales clientes", destacó.

Esta es la segunda etapa tras la reapertura -el pasado martes- de algunos comercios minoristas de cercanía, el formato "para llevar" en locales gastronómicos y las ferias barriales, aunque aún permanecen inhabilitados rubros como indumentaria y calzado.

El horario de atención de estos comercios es entre las 11 y 21 y, según los protocolos, para prevenir el contagio del nuevo coronavirus los clientes podrán ingresar los días pares o impares según la terminación de su DNI, y adentro de cada negocio podrá haber una persona cada 15 metros cuadrados de superficie en el local.

También, desde este sábado, quedarán habilitadas las mudanzas dentro del ámbito porteño únicamente los fines de semana, tal como ya fuera anunciado por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Por último, a partir del próximo fin de semana, el gobierno porteño también permitirá las salidas recreativas para niños y adolescentes menores de 16 años acompañados por sus padres o un adulto a cargo, solo los sábados y domingos.

Para estos paseos, los niños podrán salir los días pares o impares de acuerdo a la terminación del DNI del adulto que los acompañe, durante una hora como máximo y desplazándose hasta 500 metros de sus hogares.

En cuanto a los locales que aún permanecen cerrados, se encuentran los comercios de indumentaria (ropa y confección, lencería) y calzados; los vinculados a cuidado personal como peluquerías, manicurías, spa, pedicurías, masajes; de deportes y esparcimientos como gimnasios, polideportivos, salas de entrenamiento, salones de baile, milongas, boliches y shoppings, grandes tiendas, galerías comerciales y otros centros de compras.