Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,

.

viernes, 28 de octubre de 2016

En el Día Mundial del ACV, las claves para prevenirlo

 

El 29 de octubre es el Día Mundial del ACV (ataque cerecro vascular), una afección que provoca graves lesiones cerebrales, puede causar la muerte o secuelas físicas y mentales irreversibles.

Las enfermedades cerebro vasculares representan una emergencia médica que a diario afecta a miles de personas de todas las edades y constituyen un desafío para las organizaciones sanitarias por el incremento de la demanda de atención y por la complejidad requerida para su adecuado tratamiento. En Argentina cada 4 minutos una persona sufre un ACV. Por eso es muy importante detectarlo a tiempo, ya que los minutos que se ganan en ese período significan posibilidades de salvar vidas.

“Las estadísticas actuales remarcan que los accidentes cerebro vasculares representan la tercer causa de muerte y primera en secuelas de nuestro país, con una tendencia a incrementarse en las próximas décadas”, explica el neurocirujano Eduardo Tejado, quien junto a un grupo de profesionales encabeza un equipo multidisciplinario que trata esta enfermedad desde la instancia de la prevención hasta operaciones con cirugías mínimamente invasivas y la rehabilitación de los pacientes.

El ACV puede ser isquémico 80% (cuando una arteria se ocluye) o hemorrágico 20% (cuando una arteria se rompe). Los factores de riesgo más habituales en esta enfermedad que se pueden modificar con conductas más sanas son hipertensión, sedentarismo, dislipemias (colesterol alto), obesidad, tabaquismo, alcoholismo, mala alimentación, diabetes, cardiopatías

“Es importante conocer las señales de ataque cerebral porque actuar rápido y pedir ayuda al hospital puede reducir los efectos y salvar vidas”, remarca Tejado, director de la Unidad de Neurocirugía Endovascular y Stroke (UNES) del Hospital Italiano de La Plata, un moderno complejo integral para el tratamiento de estas afecciones que en el que atienden cientos de pacientes al año derivados desde distintos puntos de la Provincia de Buenos Aires. 

“Los síntomas de un ACV son debilidad repentina en la cara, brazo o pierna, especialmente si ocurre en un lado del cuerpo, confusión repentina, dificultad para hablar o entender, dificultad para caminar, mareo, pérdida del equilibrio o de la coordinación, dolor de cabeza muy intenso y brusco sin causa conocida. Cualquiera de estos síntomas necesita una ayuda inmediata de un equipo de profesionales para salvar la vida del paciente”, explica el profesional recibido en la Universidad Nacional de La Plata y que se especializó en Europa en técnicas avanzadas para el tratamiento de un sector clave del cuerpo humano como es la cabeza.



“Nuestra propuesta institucional se extiende a concientizar a la comunidad, entendiendo que la información médica adecuada de la población es vital porque permite un rápido reconocimiento de los síntomas y solicitar ayuda inmediata, por otra parte la organización coordinada de la atención sanitaria en nuestra ciudad será fundamental en la detección y manejo inmediato de la enfermedad vascular, remarcando que los factores de riesgos vasculares pueden afectar tanto al corazón como al cerebro, por la estrategia es global desde la promoción hasta la rehabilitación”, remarca el neurocirujano.

En Argentina el 32% de la población tiene hipertensión arterial (el 60% no lo sabe), entre 8,5% y 12% es diabética, el 27% fuma, el 40% está expuesta al humo de otros (fumadores pasivos), el 35,4% tiene sobrepeso (18% obesidad), el 54,9% no realiza actividad física útil para su salud y el porcentaje de población que tiene una alimentación con alto contenido de frutas y verduras -en niveles que previenen las enfermedades vasculares- no llega al 5 por ciento.

Además la Organización Mundial de la Salud prevé un incremento del 27% en la incidencia de ACV entre los años 2000 y 2025, en relación con el envejecimiento de la población. 

Tejado explica que “el manejo integral del ACV comienza con la promoción de la salud a partir de hábitos sanos, mejora de la calidad de vida, educación y concientización de la comunidad; prevención de factores de riesgo que potencialmente generan la enfermedad vascular; organización de los sistemas médicos desde la asistencia y atención inicial (pre hospitalaria) así como la estructura hospitalaria disponible de recursos humanos y tecnológicos capacitados y finalmente, la rehabilitación integral de aquellos pacientes con secuelas neurológicas que deben recibir una atención adecuada”.

Desde la unidad UNES que encabeza en el Hospital Italiano decidieron incorporar una nueva estructura especializada en el manejo agudo del accidente cerebro vascular, permitiendo un diagnóstico y tratamiento precoz considerando que el tiempo transcurrido entre el comienzo de los síntomas neurológicos y su atención es fundamental para minimizar el impacto sobre el tejido cerebral.

“La visión integral de la enfermedad vascular y su alto impacto en nuestra población, es la base de nuestro proyecto organizativo para mejorar la calidad de vida de los pacientes y que entre todos podamos disminuir el riesgo de tener un ACV, previniendo, educando y concientizando”, puntualiza Tejado.



Política - Télam