Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,

.

martes, 30 de agosto de 2016

Suma resistencias una ley para regular el uso de agroquímicos

 

Organizaciones sociales, sindicales, del campo y ambientales de la Provincia debatirán hoy, en unas jornadas organizadas por legisladores del peronismo, el proyecto de ley para regular la aplicación de agroquímicos y pesticidas en zonas cercanas a áreas urbanas de los campos bonaerenses. La norma ya fue aprobada en el Senado y giurada a la Cámara de Diputados, donde viene generando cada vez más resistencias.

Según denuncian organizaciones ambientales y legisladores peronistas, la nueva ley “vulnera los derechos a la salud y al hábitat saludable”.

“En algunos casos, permite la aplicación de agrotóxicos, fertilizantes y pesticidas a diez metros de las áreas urbanas, cosa que de ninguna manera vamos a permitir”, explicó ayer a este diario la diputada Patricia Cubría, del bloque Peronismo para la Victoria.

Desde esa bancada buscan modificar los alcances del proyecto de ley impulsado por el senador Alfonso Coll Areco que ya fue aprobado en la Cámara alta y que tomó estado parlamentario en Diputados.

Para los legisladores que expresaron resistencias, la norma, en términos prácticos, reduce las distancias mínimas para pulverizar y fumigar con productos agroquímicos, llevándolas, en el caso de algunos productos, a escasos metros de zonas urbanas, de establecimientos educativos y de los cursos de agua.

“Nosotros queremos detener la discusión hasta que esto tenga consensos y establecer límites saludable. Lo que vemos es que quieren avanzar muy rápido con la sanción del proyecto”, explicó ayer Cubría.

En ese marco, el senador autor del proyecto, Alfonso Coll Areco, salió a replicar los cuestionamiento, al afirmar que la propuesta apunta a delimitar diferentes áreas en torno a las zonas urbanas donde podrían aplicarse agroquímicos o no dependiendo de su grado de toxicidad pero también de condiciones climáticas como la dirección e intensidad de los vientos, entre otros.

“Planteamos un tipo de control para las aplicaciones de agroquímicos en las zonas periurbanas. Hay un primer anillo que es una zona de exclusión total. Y un segundo anillo que es la zona de amortiguación donde todo depende de cómo se apliquen, si es por vía terrestre o aérea, y de las condiciones climáticas”, explica Coll Areco.

En la zona de exclusión, según el proyecto que avanza en la Legislatura, se prohíbe la aplicación de productos fitosanitarios, fertilizantes y otros plaguicidas a una distancia de entre 100 y 500 metros de los núcleos urbanos, dependiendo de la peligrosidad del elemento y la técnica de uso (por vía aérea las distancias son las máximas). En tanto, la zona de amortiguación extiende la prohibición hasta los dos kilómetros, también de acuerdo al tipo de pesticida utilizado y el modo de aplicación.

“Algunos ambientalistas denuncian que con esta norma se permite la aplicación de glifosato a pocos metros de casas de familia. Y en realidad en el proyecto ni siquiera se habla de tal o cual producto sino que se usa tabla de grado de toxicidad en base a lo que dice laOrganización Mundial de la Salud”, afirma Coll Areco.

Y agrega: “Nos basamos en legislación de países como Estados Unidos y España”.

Política - Télam