Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,

lunes, 25 de julio de 2016

Alimentos: diferencias del 700% en el precio desnudan disputa entre híper y productores

 

Por Diego Estévez

Distribuidores versus grandes cadenas es una pelea que empezó en los ’90 pero, sin interrupciones, la ganó siempre el mismo. La diferencia en la cadena de comercialización de alimentos a favor de las grandes bocas de expendio siempre fue amplia, pero se nota más en tiempos de bolsillos apretados,sinceramiento y tarifazo. Hoy se paga hasta ocho veces más un producto en góndola que, por ejemplo, en el Mercado Central (MC).

Para muestra, basta un botón: el kilo de acelga cuesta $10 en ese megacentro de distribución, contra $74 en la cadena Vea, un híper orientado más a sectores populares que al consumo premium.

Más allá de que la composición de las mismas góndolas de los híper muestran con crudeza la falta de variedad, cantidad y calidad de productos –una norma no escrita que en economía se cumple casi a rajatabla en épocas de crisis- la escasez y los precios altos reflejan profundas desigualdades cuando se trata de comprar comida.

El relevamiento realizado por el Movimiento Productivo Argentino hace apenas una semana toma en cuenta una canasta básica alimentaria compuesta por productos masivos: acelga, pollo, manzana, lechuga, pera, arroz, cebolla, harina, carne picada, zanahoria, tomate, leche, papa, costillitas de cerdo, mandarina, azúcar, pan, roast beef y yerba

Allí puede verse que, por ejemplo, el kilo de carne picada vale $45 en el Mercado Central y $99,90 en Wal-Mart. Y el arroz aparece como uno de los ítems más dispares en precios por kilo: $8 en el MC, $22,90 en Vea, $18,63 en Wal-Mart y $22,90 en Jumbo.

Pero no siempre el controvertido Mercado Central ofrece el mejor precio. Allí, el kilo de pan cuesta $32 y en Vea $28, en Wal-Mart $29,90 y en Jumbo, $46,90. 

La historia se repite en muchos productos y quizá lo más elocuente en la distorsión de precios se vea en las diferencias que existen entre un híper y otro sobre el mismo producto. Por ejemplo, algo muy básico como el kilo de pollo fresco se vende a $17 en el Mercado Central, a $25 en VEA, a $30 en Wal-Mart y a $80 en Jumbo.

Si bien el Mercado Central resulta una rara combinación de intermediarios y productores directos que ofrecen la mercadería sin pagar impuestos o pagando muy poco, la diferencia en la oferta final con los hipermercados asombra en momentos en que la escalada de precios se proyecta –tal como adelantó Letra Pen abril pasado- a al menos 50% anual, con picos preocupantes en productos sensibles como los que se analizan en esta nota.

La manzana deliciosa, un producto que puede considerarse casi uniforme en su oferta, vale por kilo $10 en el Mercado Central y $40 en Jumbo, es decir, un 400% más.

El kilo de lechuga se multiplica por dos y por tres según la cadena. Cuesta $20 en el Mercado Central, lo cobran $40 en Vea y $60 en Jumbo y en Wal-Mart.

Para resumir y dejar al desnudo las diferencias para el bolsillo de los consumidores, la canasta alimentaria descripta cuesta $417,90 en el MC, $728,27 en Wal-Mart, $727,47 en Vea y $851,88 en Jumbo.

Desde los hipermercados sostienen que la rentabilidad final de sus ventas orilla entre el 3 y el 4 por ciento, según reveló a este portal el gerente general de una cadena extranjera de las más grandes que operan en el país. Pero lo híper detentan una posición dominante en muchos aspectos: convierten a proveedores en cautivos, pagan a 30, 60 y hasta a 90 días; a veces no pagan mercadería fresca porque no cumple con ciertos estándares aunque ya se haya descargado y montan un descomunal negocio financiero con ese flujo de liquidez a partir no sólo de los pagos post datados, sino también de las financieras y tarjetas propias, que muchas veces cobran intereses superiores al 80% anual. 

CUADRO DE SITUACIÓN. El aumento desmedido de precios que padece nuestro país afecta en mayor medida a los sectores más vulnerables de la sociedad. Voceros del MPA sostienen que “la enorme diferencia entre los precios de los supermercados y los publicados por el Mercado Central muestran un estado de situación que no es de una cadena en particular, ya que el relevamiento se realizó en seis hipermercados y en todas las muestras continúan prácticamente al menos duplicando el valor minorista de los mismos artículos en el Mercado Central”.

El MPO propone eliminar intermediaciones entre el productor y el consumidor de manera urgente, como forma de aliviar la grave situación que atraviesan los que menos tienen. La realidad, por ahora, marca que las cadenas de hipermercados siempre fueron las grandes ganadoras en el reparto de la torta de venta minorista y que la concentración que se inició en los 90 no varió en los últimos 25 años. Incluso, en algunos sectores se profundizó, como en los lácteos con La Serenísima, que detenta el 90% del mercado.