El tiempo - Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,

No hay premio para los que ahorran gas: subas del 400% para los que consumen 50% menos


Por: Diego Estévez

El Gobierno prometió beneficios para los que redujeran sus consumos al menos un 15%. Pero ya llegan boletas de Camuzzi con montos cuadruplicados incluso para los que moderaron el uso del servicio.

El tarifazo ya no es una sensación. El crudo invierno que el clima adelantó para el otoño aceleró el proceso de consumo hogareño de sistemas de calefacción. El más utilizado en nuestro país, por ser un productor histórico del insumo, es el gas natural. Las subas de hasta 2.000% adelantadas por Letra P hace menos de un mes se empiezan a concretar.

Pero el combo para los bolsillos de los usuarios bonaerenses es más trágico: con sueldos de 2015 y tarifas y precios de 2016 empiezan a aparecer inconsistencias en los anuncios oficiales. En esta nota, se expone el caso testigo de un usuario del Gran La Plata que redujo su consumo casi un 50% en 2016 contra igual período de 2015 (de 321 m3 a 211 m3). Sin embargo, los $250 que pagó el año pasado se convirtieron en $996,56 para Camuzzi Gas Pampeana, la empresa prestadora del servicio.

En esta sencilla lectura que puede hacer cualquier vecino se esconden dos trampas: el anuncio de subas del 300% no se cumple (esta boleta multiplica por cuatro el precio final anterior) y, además, se cae también el anuncio de premiar al que consume al menos, ya que el Gobierno había prometido que el que consumiera un 15% menos que en igual período del año anterior pagaría un 40% menos.

“El esquema dispuesto por el Gobierno exige un ahorro del 15% o más para tener un descuento en las boletas. La bonificación se aplicará sólo sobre el valor del metro cúbico y no sobre el cargo fijo y los renglones de transporte y distribución, y será del 20% para los que utilizan más de 1.800 metros cúbicos anuales, del 30% para los que usan entre 1.001 y 1.800, y del 50% para los que gastan hasta 1.000 metros cúbicos anuales”, dice la reglamentación.

“Si disminuye al menos 15% el consumo con respecto al mismo período del año anterior, en cambio, sufrirá una suba del 176% en comparación con el valor vigente hasta el mes pasado, pero le representará un ahorro del 40% si mira el precio pleno”, sostenía el comunicado oficial.

Subas o bajas dispuestas por la administración Macri y ratificadas en la Provincia por la gobernadora María Eugenia Vidal y su ministro de Infraestructura, Edgardo Cenzón, los números no cierran y el tarifazo parece ser más crudo que este invierno adelantado que la naturaleza les regala a los argentinos en estos días, con temperaturas cercanas a los cero grados y la necesidad obvia de climatizar hogares y lugares de trabajo.

"Al no ser una medida de aplicación inmediata, le permite al usuario ir adecuando sus hábitos de consumo gradualmente de cara los meses del año de mayor demanda de gas”, se sostuvo a modo de consuelo para los consumidores, que también deberán afrontar fuertes incrementos en la energía eléctrica.

El usuario tiene limitaciones para adecuar su consumo y dos son las más importantes, según revelaron a este medio ingenieros, arquitectos y matriculados relacionados con el sector gasífero. El primero es el clima, que además este año registra temperaturas mucho más bajas que las del año pasado, en especial en los últimos 15 días, lo que incrementa el consumo. El segundo es la propia conducta del usuario en su propia autorregulación del gasto en este ítem. También se tienen en cuenta la eficiencia de algunos sistemas de calefaccionado, pero ésta es menor, según aseguraron.

RADIOGRAFÍA DEL AUMENTO. El mapa marca subas del 400% en el valor del metro cúbico, del 900% en cargos fijos que disparan costos impositivos incluidos en el precio final del servicio, valores de “factura mínima” que aumentan 700% y lugares en los que, con una tarifa retrasada sostenida por amparos judiciales, el costo subirá hasta 2.000 por ciento.

Un 25% del total del costo de la boleta del gas representa el valor al público; el otro 75% lo constituyen impuestos y una pequeña cuota de gastos administrativos. Una familia tipo con una casa con tres calefactores de mediano tiraje llegó a pagar en 2015 boletas bimestrales de $1.900 con el tarifazo de 2014 aprobado por el entonces ministro de Planificación Federal, hoy diputado nacional Julio De Vido, y avalado por el gobernador Daniel Scioli en la Provincia. Hoy ese mismo consumo se pagaría no menos de $8.000.