Pronóstico de Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,

.

jueves, 5 de mayo de 2016

Guiño de Massa a Vidal en la Legislatura

 


En un contexto de fricciones entre el gobierno de Mauricio Macri y el espacio que se referencia en Sergio Massa a nivel nacional, el acuerdo alcanzado ayer entre el Ejecutivo bonaerense, a cargo de María Eugenia Vidal, y el bloque del Frente Renovador en la legislatura, para sancionar la ley de emergencia administrativa, mostró nuevamente los matices en la relación entre unos y otros.

La iniciativa estaba obstruida en el Senado, donde el massismo, un aliado legislativo del PRO, unificó criterios con el Frente para la Victoria y el Bloque Justicialista, con el cuestionamiento de varios artículos del proyecto. Una charla, sin intermediarios entre Vidal y Massa logró destrabar la cuestión.

Acuerdos Desde el principio de su gestión, la relación de Vidal con el bloque renovador fue más que buena. La distribución de cargos en la legislatura habla de eso. Por caso, el rol preponderante de Jorge Sarghini como presidente de la Cámara de Diputados situada en La Plata. O el reparto de espacios en las comisiones legislativos o en instituciones clave como el Banco Provincia.

Cierto descontento del massismo respecto de algunos destratos del PRO complicaron las cosas. Lo cual, claro está, se sumaba a los contratiempos propios de la relación entre Macri y Massa, buena también en los inicios del gobierno de aquél pero con divergencias en las últimas semanas. Sobre todo, a partir de la discusión de proyectos en el Congreso Nacional ligados a la cuestión ocupacional.

Los referentes del Frente Renovador en el Senado, el presidente del bloque, Jorge D’Onofrio, y el cuñado de Sergio Massa, Sebastián Galmarini, fueron los más duros en las negociaciones. Desde el massismo estaban disconformes por el intento de oficialismo de votar la ley sin cerrar la negociación con el Frente. Y apuntaban al ministro de Gobierno, Federico Salvai, y al jefe del bloque de Cambiemos, el radical Roberto Costa.

El contacto entre los referentes de unos y otros aplacó los ánimos.

De las leyes que Vidal consideraba necesarias para su gestión, ya se aprobó el presupuesto 2016, el endeudamiento de 60 mil millones de pesos y las emergencias en seguridad e infraestructura.

Sólo quedaba la emergencia administrativa, que se iba a votar, originalmente el miércoles 27 de abril último, y que se frustró por la ausencia de esos acuerdos con el massismo. El proyecto establece procedimientos más rápidos en la provisión de bienes y servicios necesarios ligados a la administración de la provincia por el término de un año.

Luego de obtener la emergencia en infraestructura, Vidal inauguró ayer el Presupuesto 2016 para la transferencia de recursos destinados a obras de infraestructura y seguridad en los municipios, que contempla un total de 10.000 millones de pesos, durante un acto realizado en el distrito de Vicente López. “Apostamos por una Provincia que hace por la gente, que genera trabajo, trabajo de calidad, una necesidad muy importante”, señaló Vidal. Aun con la presencia de diecisiete intendentes, el acto se leyó también como un apoyo al jefe de Gobierno local, Jorge Macri, en la interna provincial del PRO.

Política - Télam