El tiempo - Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,

QUEJAS DE VECINOS PLATENSES POR EL SERVICIO DE ABSA

Entre los vecinos llueven las quejas. Dicen que no tienen respuestas a pesar de los reclamos. Implacables, las pérdidas de agua se multiplican en la Ciudad, socavando calzadas y aceras sin distinción de barrios. En los últimos días, los reclamos vecinales por roturas y filtraciones en las cañerías de ABSA se multiplicaron, haciendo hincapié en las dificultades que se padecen antes de lograr que se concreten las reparaciones pedidas.
En pleno casco histórico platense, la cuadra de 49 entre 15 y 16 muestra desde hace dos meses una suerte de manantial que agrietó el pavimento y provoca temor entre comerciantes y frentistas. “La calle empezó a ceder y si no hacen algo en poco tiempo vamos a tener un desmoronamiento” advirtieron en el lugar: “hicimos todo tipo de reclamos a la empresa Aguas Bonaerenses pero no hubo forma de lograr que viniera una cuadrilla”.

Un caso similar se da en 10 entre 85 y 86, junto al Barrio Monasterio, con el agravante de que, al no existir cordón cuneta, el líquido llega a las puertas de las casas. “El 2 de marzo pasado se rompió un caño al filo de la cinta asfáltica, a la altura del número 2728, y no sólo tenemos varios frentes anegados sino que cada vez la presión del servicio es menor” recordó Javier Balcco. “Tenemos varios números de reclamo ante ABSA, pero nadie viene y la cuadra parece un pantano” describió Balcco. “Ni siquiera se puede mantener la limpieza en el acceso a las casas, con todo lo que eso conlleva, desde mosquitos a mal olor”, agregó.

HUNDIMIENTO Y TEMOR Un pronunciado desnivel cóncavo en la vereda preocupa a los vecinos de 16 y 44. En ese sector de intenso tránsito peatonal y vehicular, sobre la mano ascendente de la avenida cedió una tapa de servicios del tamaño de una baldosa y reveló la sorprendente ausencia de suelo en ese sector. En vez de contrapiso, hay allí un gran pozo de más de un metro de profundidad y un diámetro que no se puede calcular a simple vista. Tanto, que los dueños de una juguetería del lugar suelen ocupar el espacio que consideran peligroso con la colocación de mercadería.

“Es una manera que encontraron para vallar el lugar y evitar que la gente pase”, consignó Marcelo Morimano, otro comerciante de la zona, que advierte que en la mano de enfrente del boquete sucede algo similar. Muchos en el barrio atribuyen estos hechos a corrientes subterráneas que “cavaron” nuevos cauces luego de las inundaciones; otros, a alguna pérdida en un caño maestro del suministro de agua potable que aún no fue detectada. “Se nota claramente una depresión del suelo y el hundimiento de la vereda” dice Morimano: “tenemos miedo de que se derrumbe y alguien caiga”.


MAS PROBLEMAS En 144 entre 57 y 58, a metros del Jardín de Infantes Nº 1 de la Municipalidad de La Plata, otro caño roto preocupa a la comunidad educativa. “En un lugar con tantos chicos circulando, es un peligro” señaló Norma D’Amato. También desde la localidad de Los Hornos, en 136 entre 65 y 66, Teresa Somma manifestó que “operarios de una empresa de cable rompieron un caño en la vereda y el agua sale a borbotones, creando verdín y mugre”. A los vecinos de camino General Belgrano y 529, en Tolosa, se les plantea una situación similar. “Desde agosto pasado hay una pérdida en la vereda que ABSA intentó arreglar sin éxito” recordó Andrea Taccetta: “en cambio, dejaron un charco que de a poco va disgregando el asfalto”.

(El Día)