El tiempo - Tutiempo.net
La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina,

La historia del militante que llegó a diputado luego de 20 años de trabajo en la casa de leyes

Fue trabajador parlamentario entre 1984 y 2007, cuando resultó elegido diputado en representación de la cuarta sección electoral. Es abogado, escribano y especialista en finanzas públicas.
Abel Eduardo Buil nació en América, un pueblo de 12 mil habitantes, capital del municipio de Rivadavia. Es justo ese rincón que limita a la provincia de Buenos Aires con el nacimiento de La Pampa. Curiosa historia la del actual vicepresidente segundo en la estructura de mando de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires. Ingresó a trabajar en la casa de leyes como empleado en 1984, convocado por un ex docente suyo, que asumió como legislador con el retorno de la democracia, justo un año antes. Pero, como tantos otros jóvenes, al radicarse en La Plata y comenzar sus estudios universitarios, también inició la militancia en la juventud radical bonaerense –estructura que presidió durante varios años- con dirigentes como Carlos Raimundi (hoy diputado nacional de Nuevo Encuentro) y Federico Storani, quien fuera su conductor político hasta 2003.
Los tiempos de dictadura sellaron a fuego a la familia. Ocurre que Abel Buil es hermano mellizo con Alfredo, que vivió la trágica experiencia de combatir en Malvinas. Volvió a salvo, pero aquella situación marcó un antes y un después en la estructura hogareña. De hecho, la política movilizó la sangre y el retorno democrático los encontró unidos en una misma pasión: su otro hermano, Sergio, es el actual intendente del pueblo.
-Luego de tantos años como militante debe haber miles de anécdotas que lo marcaron…
-Sí, pero hay una que recuerdo con particularidad. Tengo muy presente cuando monseñor Justo Laguna, con quien habíamos tenido muchas charlas desde la juventud radical sobre el rol de los jóvenes en la política y en lo social, vino hasta La Plata a casarme, por pedido mío, y antes de la ceremonia tuvimos una larga discusión sobre lo que se conoció luego como el Pacto de Olivos. Él defendía la decisión de Raúl Alfonsín de firmarlo; nosotros, con mi grupo, fuimos muy críticos de aquel hecho, porque no lo veíamos como una reforma de la constitución sino como un acuerdo para darle la reelección a (al presidente de la Nación, Carlos) Menem. Mi familia observaba la discusión, respetuosa por cierto, y no podía creer lo que pasaba en la catedral.
-Y también, más allá de los hechos positivos, supongo que debe haber sufrido frustraciones o sinsabores…
-En 2001 estuve a punto de abandonar la política, porque me produjo un bajón muy fuerte lo que fue el gobierno de Fernando de la Rúa y todo lo que significó para nosotros como estructura de militantes. De hecho me alejé del partido y me dediqué a la profesión, que es la de escribano y que ejerzo hasta hoy día inclusive. Pero el bichito de la política nunca se te va, porque en definitiva es una pasión. En el año 2005 tomamos una decisión muy importante, que fue la de irnos de la Unión Cívica Radical, y formar las bases de un nuevo partido Generación para un Encuentro Nacional, más conocido como GEN. La mayoría éramos dirigentes desconocidos, salvo Margarita Stolbizer y Jaime Linares, con reconocimiento y trayectoria en la función pública. Luego, en 2007, la conformación de un frente con otras fuerzas me posibilitó encabezar la lista de la cuarta sección electoral por la Coalición Cívica, e hicimos una muy buena elección, con casi 25 puntos en la provincia de Buenos Aires. Ahí arribé por primera vez a esta casa de leyes pero como diputado electo por el voto popular.
-¿Qué significa ser diputado y cuál es la trascendencia de esta función?
-Primero que nada es un gran honor, porque uno representa a un montón de vecinos. No hay que perder de vista que somos apenas 92 diputados elegidos por 15 millones de habitantes. Hay que tener mucho compromiso, saber atender lo que la gente está demandando y traducir esas inquietudes en proyectos que ya no tengan leyes vigentes. Yo creo, particularmente, que no hay que legislar sobre lo que ya está legislado, y darle libertad a los habitantes.
-¿Cuáles son los temas qué más lo atrapan desde el punto de vista legislativo?
-El presupuesto es un tema que me interesa en demasía, y siempre me preocupó. Ahora no integro la comisión pero lo sigo a diario. También los temas de tierras y organización territorial, dado que abordamos muchísimas expropiaciones en forma permanente y es un aspecto que requiere de un abordaje integral. Lo que yo creo, y es algo por lo que me propongo trabajar, es que la provincia de Buenos Aires necesita una reforma del Estado de manera urgente, para terminar con tanta burocracia y hacer más sencilla la vida a la población.
-¿De qué cosas se permite disfrutar para sentirse pleno?
-Me gusta mucho la música, los recitales, los espectáculos en general. Trato de viajar mucho, mientras la actividad me lo permite. Si fuera por mí me encantaría conocer cada uno de los países del mundo. A partir de la relación que entablé con distintas organizaciones pude ir como observador a algunas elecciones, como en el 2000, cuando George Bush fue elegido presidente de los Estados Unidos por primera vez. También estuve, por viajes políticos, en Palestina e Israel, Chile y Uruguay. En ese itinerario pude conocer a Ricardo Lagos, a Pepe Mujica y a Michelle Bachelet.
¿Tiene lugar en su vida para otras cosas como el deporte?
-Jugué al deporte cuando era chico, y mientras pude. Por un problema que tuve en la rodilla a los 14 años tuve que abandonar. Pero la mejor anécdota es que trabajando acá, en la Cámara de Diputados, armé un equipo para un campeonato que se jugó en la Asociación del Personal Legislativo (APL) y mi equipo salió subcampeón. Yo jugaba, pero apenas un ratito, porque el físico no me permitía más. Ahora que estoy más excedido de peso no haga casi nada. Cada tanto juego al tenis pero los médicos ya me dijeron que hasta que no baje de peso es peligroso para mi físico hacer deportes. Salgo a caminar pero no con la continuidad que me recomiendan para enfrentar la diabetes y la presión alta, situaciones que me aquejan.
Ficha personal:
Estado civil: casado con María Elena Bertero
Hijos: Malena, de 16 años.
Hincha de: Independiente.
Comida: asado
Cine: europeo.
Lectura: libros de política argentina en general.
Personaje histórico: Mariano Moreno.
Un lugar en el mundo: América, mi pueblo.